Actividades ofrecidas por Mirra y Lur Gozoa en el II Sínodo Europeo de Mujeres (2003)

Nosotras, más de 700 mujeres provenientes de toda Europa y el mundo: Este y Oeste, Sur y Norte, negras, blancas, de diferentes etnias, orígenes sociales, orientación sexual, fe religiosa, distintas edades, capacidades, medios económicos, reunidas en Barcelona del 5 al 10 de agosto del 2003 para el Segundo Sínodo Europeo de Mujeres, con el tema Atrevernos con la diversidad (compartir culturas), nos dirigimos a nosotras mismas y a nuestras respectivas instituciones sociales, políticas, religiosas y a toda la gente de buena voluntad, para expresar nuestras preocupaciones, deseos y compromisos a fin de continuar construyendo la Europa que nosotras deseamos.
Resoluciones Del II Sinodo Europeo de Mujeres

ACTIVIDADES OFRECIDAS POR MIRRA Y LUR GOZOA

1 -Dentro de los espacios matutinos de liturgia, Lur Gozoa y Mirra ofrecieros, organizaron, y realizaron durante tres días un “Espacio de Silencio” convocado con una única intención que fue distribuida en tres idiomas.

Fue muy grato comprobar la acogida de esta iniciativa por un público numeroso que llenó la sala.Esta experiencia resultó especialmente emotiva, porque vino a sumarse a la convocatoria que periódicamente vienen realizando ambas Asociaciones con el mismo lema e intención, en espacio cedido por el Ayuntamiento.

Este espacio de silencio que promovemos es una herramienta poderosa al alcance de todo el mundo y que consigue varios objetivos:

  • Habilitar un espacio de calma tan necesario para cada una y para la sociedad, a la hora de enfrentarse a las dificultades, y decidir soluciones que no añadan más problemas.
  • Constatar que junto a nuestras diferencias existe en el interior del todo ser humano una común aspiración profunda que nos unifica y desde la que podemos trabajar juntos.

2 -Dentro de un “grupo de interés” compartimos nuestra “Experiencia de Unidad en la Diversidad” realizada durante un año por once mujeres, nacidas unas y residentes todas, en el País Vasco, y que formamos un muestrario de sensibilidades sobre la realidad política, social y cultural del País. Las personas que asistieron, escucharon y participaron con verdadero interés, valorando la novedad y valentía del trabajo realizado.

La conferencia de Teresa Forcades que abrió el Sínodo, no solo realmente por ser la primera ponencia, sino también por poner de manifiesto el objetivo del encuentro: “atreverse a vivir la diferencia” supuso un encuadre del experimento que estamos realizando. En esta ponencia puso de manifiesto su búsqueda de una interculturalidad que no fuera tolerancia/indiferencia ó paternalismo/maternalismo.

Desde Lur Gozoa Y Mirra trabajamos constantemente en el cuestionamiento de las creencias que nos impiden atrevernos a vivir la diferencia, también nuestra diferencia.


COMENTARIOS SOBRE EL II Sínodo Europeo de Mujeres


Ante todo queremos dar las gracias a las organizadoras del II Sínodo Europeo de Mujeres:
v por habernos proporcionado esta ocasión de constatar el entusiasmo, dedicación y esfuerzo que tantas mujeres están realizando a favor de una mayor justicia y libertad, no sólo para sí, sino también, para otras mujeres en situaciones de mayor carencia. Nos anima sentirnos acompañadas en este trabajo.
v por organizar este encuentro en el que hemos podido compartir nuestras experiencias, necesidades y aspiraciones, tan diferentes en las formas y tan semejantes al mismo tiempo, porque al fin expresan la vinculación entre todos los seres humanos.
v por estos días tan intensos en los que además de conocer más directamente las realidades de otras mujeres, hemos aprendido, reído, cantado, bailado y llorado también, y en los que hemos disfrutado la realidad de la diversidad que tanto nos enriquece y nos cuestiona.

En cuanto a la organización del Sínodo, nos ha gustado el espacio, por su comodidad, sobre todo viviendo en los apartamentos ó en el hotel y por sus posibilidades en cuanto a número y variedad de aulas. Hubiera sido muy interesante un plano para llegar a la universidad previamente

Las personas con las que hemos contactado, pertenecientes a la organización, han estado accesibles, atentas y resolutivas en la mayoría de las ocasiones: no sólo facilitando información, sino también orientando y proporcionando las aulas necesarias para la convocatoria de meditación ó de un grupo de interés. Esta actitud ha permitido una oferta más variada y cercana a los deseos de las participantes.

La programación de un día de descanso fue muy acertada. Permitió compaginar lo lúdico, lo cultural y las relaciones. Un día de descanso nos proporcionó energías para seguir con las actividades.

Los “grupos oasis” nos parecen una excelente idea para que pueda producirse un contacto más cercano entre las participantes, tanto para comentar experiencias, como para exponer opiniones e intereses
La ceremonia de inauguración en la explanada estuvo divertida y espontánea, quizá hubiera sido conveniente un estrado para las personas que la dirigían y un poco mas de orden. La aportación del trozo de cerámica por cada una, y el intercambio en la despedida, fue un símbolo que nos pareció que rescataba y resumía el lema del Synodo.

Y los cánticos fueron maravillosos...

Además queremos compartir con vosotras otras impresiones.

Hemos observado que la mirada que durante el Sínodo se ha posado sobre las organizaciones, movimientos, religiones, diferencias de género, etc., es parcial y resalta la parte menos abierta y generosa y más dogmática de ellas. Esta mirada no contempla la variedad de movimientos, sensibilidades y actitudes, que coexisten en estos colectivos y nos impide detectar la fuerza que alienta detrás y que no es otra que la aspiración que cada ser humano tiene hacia la Bondad, la Verdad y la Belleza.

Esta forma de ver, permite que una parte se apodere y defina toda la realidad con la consiguiente falta a la verdad, a la generosidad y al reconocimiento de tantas personas, muchas de ellas mujeres, que están dedicando su vida y su esfuerzo a conseguir un mundo más libre, justo y compasivo.

Creemos que es necesario trabajar por el reconocimiento de nuestros derechos, de nuestra aportación a la sociedad y a la vida, de nuestro trabajo a favor del bienestar de la humanidad... y también creemos que no es desde el enfrentamiento desde donde van a salir las soluciones. Sabemos, porque estamos experimentándolo en nuestras vidas, que la lucha de poderes provoca más distancia y desacuerdo, más incomprensión y desesperanza, pero no soluciones. Este derroche de energía nos impide dedicar la atención a lo que de verdad puede ser útil: hacer lo que creamos que debemos hacer, tomar nuestras decisiones y responsabilizarnos de nuestra vida.

Con los mejores deseos para todas las participantes.